Síntomas y tratamiento hidradenitis supurativa

La hidradenitis supurativa también conocido como acné invertido, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, caracterizada por los nódulos subcutáneos inflamatorios, que son a menudo erróneamente diagnosticados como granos o forúnculos.

En este artículo Vamos abordar exclusivamente la hidradenitis supurativa. La Hidradenitis es una enfermedad que hasta hace poco tiempo se pensó que se originan en las glándulas sudoríparas apocrinas, que son un tipo de producción de las glándulas sudoríparas más grasosas, que desembocan en un folículo de pelo.

La hidradenitis supurativa más aceptada actualmente es la teoría que dice que la enfermedad se presenta debido a una obstrucción del folículo piloso, que conduce a la acumulación de sebo y sudor y, en consecuencia, la inflamación de esta zona. A menudo, la presión alta dentro del folículo causa ruptura, favoreciendo la contaminación por bacterias y la formación de pequeños túneles en las capas más profundas de la piel.

A diferencia del forúnculo, la hidradenitis se convierte en una crónica y duradera ya sea en semanas o meses. La repetición es también muy común, causada en el mismo sitio de la piel y se decenas de veces durante la vida.

La hidradenitis es una enfermedad que afecta a más mujeres que hombres y es más común en adolescentes y adultos jóvenes. Esta enfermedad también es más común en personas obesas (o sobrepeso), fumadores y personas con antecedentes familiares de Hidradenitis.

Síntomas de la Hidradenitis supurativa

La hidradenitis es una enfermedad que afecta preferentemente a las áreas intertriginosas, es decir, zonas donde entran en contacto dos superficies de la piel y pueden sufrir fricción, como las axilas, la ingle, las nalgas, alrededor del ano, escroto o en el interior de los muslos. La axila e ingle son los sitios más comúnmente afectados.

En la mayoría de los casos, la primera lesión que se presenta es un nódulo solitario inflamado y doloroso, mide aproximadamente 0.5 a 2.0 cm de diámetro. Con el tiempo, pueden surgir otros nódulos satélites alrededor. Las lesiones con puntos negros, como claveles, son comunes en las lesiones del Hidradenitis.

Estos nódulos son generalmente muy dolorosos y pueden durar varios días o meses. En esta etapa la Hidradenitis es a menudo infradiagnosticada, porque la mayoría de la gente se confunde con un forúnculo, la hidradenitis tiene una evolución más insidiosa, creciendo más lentamente.

Después de un periodo variable de tiempo, que puede ser un par de días hasta varias semanas, el terrón progresa doloroso para formar un absceso, que puede drenar a la superficie de la piel espontáneamente o como consecuencia de la manipulación de la lesión por parte del paciente. Al “explotar” el terrón de Hidradenitis drena material purulento o sanguinolento. El dolor a menudo mejora después de drenar.

No todos los nodos deben drenarse, algunos de ellos espiral espontáneamente después de unos días. En general, vuelve después de unas semanas o meses en el mismo lugar. El paciente con Hidradenitis informa a menudo una historia de varias lesiones y atrás a lo largo de años, casi siempre en los mismos lugares.

Cuando las lesiones son múltiples, son repetitivas o tardan demasiado en desaparecer, es posible la formación de túneles o canales a través de la piel, que comunican entre sí y con el mundo exterior, drenaje de material purulento intermitentemente y con olor fuerte.

Las cicatrices pueden surgir después de la resolución de lesiones muy inflamadas. Las lesiones de la cicatriz pueden ser grandes y múltiples. Son frecuentes en la ingle y axila. Las cicatrices severas en la axila pueden causar la reducción de la movilidad de la obstrucción brazo o linfático, llevando a linfedema (hinchazón del brazo por acumulación de linfa).

La hidroadenite supurativa puede tener un impacto significativo sobre la calidad de vida del paciente. El material purulento impredecible y el olor que la acompaña pueden ser embarazosos. Como resultado, los pacientes tienden a experimentar aislamiento social, depresión, relaciones y dificultades profesionales.

Etapas del Hidradenitis

La hidradenitis supurativa es a menudo clasificada en tres grupos de severidad de la enfermedad:

● Etapa I – individual o formación de abscesos múltiples, pero sin la formación de canales, túneles o cicatrices.

● Etapa II – abscesos recurrentes, con formación de canales, túneles o cicatrices. Es posible individualizar las lesiones.

● Etapa III – la implicación difusa de la zona de piel afectada, con múltiples heridas, varios interconectados túneles y cicatrices extensas.

Alrededor del 70% de los pacientes desarrollan solamente la etapa I. Afortunadamente, sólo el 5% de los pacientes llegan a la etapa III, que es estéticamente deformante.

Diferencias entre Hidradenitis y forúnculo

La hidradenitis puede ser fácilmente confundido con un hervor, especialmente en la etapa I. sin embargo, con el tiempo, la distinción se convierte en fácil. Los forúnculos son las lesiones que se repiten en el mismo lugar, no tienen ninguna preferencia por áreas intertriginosas, no crean túneles o canales o formar cicatrices grandes y largas.

Tratamiento de Hidradenitis supurativa

No hay ninguna cura definitiva para la hidradenitis. Pero el tratamiento temprano con el dermatólogo puede ayudar a controlar los síntomas, evitar más lesiones y evitar la formación de cicatrices.

Algunas mediciones medicinales no ayudan en el tratamiento de Hidradenitis. La principal es evitar el cigarrillo. El consumo excesivo de alimentos ricos en azúcar y lácteos también parecen ser perjudiciales para las personas con la enfermedad. En pacientes con exceso de peso, la pérdida de peso es esencial. La higiene diaria del sitio afectado es necesaria y pueden utilizarse jabones antibacterianos.

En pacientes con Hidradenitis en etapa I, los antibióticos tópicos como la clindamicina en una solución al 1% para aplicación directa sobre las lesiones se indica generalmente. Uso de esteroides por punción de la aguja de las lesiones es otra opción, ya que ayuda a acelerar la resolución de los mismos.

En el caso de Hidradenitis en etapa II, los antibióticos orales, como doxiciclina, deben ser utilizados por al menos 2 o 3 meses. Los medicamentos que disminuyen la acción de los andrógenos (hormonas masculinas) son efectivos, especialmente en las mujeres. Las opciones son el acetato de ciproterona asociado a estrógenos, píldoras anticonceptivas que contienen etinil estradiol y norgestrel o espironolactona. En los hombres, finasteride o dutasteride, dos medicamentos que se usan comúnmente en la hiperplasia prostática benigna, puede utilizarse para el control de Hidradenitis.

En pacientes con cicatrices y canales, puede indicarse cirugía plástica para la eliminación de la misma, si es el deseo del paciente.

En pacientes con Hidradenitis en etapa III, un medicamento llamado infliximab es el tratamiento de primera línea. La isotretinoína (Roaccutane) utilizada extensivamente en el acné severo puede ayudar a mejorar la Hidradenitis, pero su respuesta es mejor en los casos menos graves.

Si no mejora el Hidradenitis con cualquier tratamiento clínico, debe hacerse cirugía para extirpar la piel con cicatrices y harta de los folículos, siendo reemplazados por los injertos de piel retirada.

Algo que decir?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *